Sierra Leona 2021

De Nepal a Sierra Leona con la Fundación Eki

Nada más aterrizar de vuelta del Nepal, con todos los contratiempos surgidos a raíz de la evacuación del Everest por la expansión del COVID, mi cabeza necesitaba un cambio radical. Un cambio que transformara un proyecto personal en un proyecto conjunto. Un proyecto que mis compañeros de la fundación EKI iban a llevar a cabo y al que me quise unir al instante. Nada más y nada menos que trasladarnos a Sierra Leona para colaborar en la instalación de estaciones fotovoltaicas y llevar así, luz, a zonas remotas.

 

Pero el viaje se convirtió, como suele suceder casi siempre, en un cúmulo de vivencias, sensaciones, emociones y experiencias que quedan marcadas de por vida en tu retina. Una África desconocida donde los paisajes son de un verde intenso y los atardeceres se vuelven dorados después de un chaparrón antológico. Los insoportables mosquitos a los que no me acostumbro, niños y niñas con sonrisas perpetuas, gentes de carácter amable y hospitalarias que ofrecen lo que tienen por nada. Ha sido una verdadera aventura.

 

Conocimos al padre Víctor que lleva 48 años viviendo en Sierra Leona y que ha vivido la guerra civil en primera persona viendo atrocidades que a cualquiera le harían volver de inmediato a su país, y que lejos de dar ese paso, ha pasado media vida dando de comer a niños hambrientos arriesgando su vida en más de una ocasión enviando a niños soldados a sus pueblos de origen.

 

He tenido la suerte de viajar bastante en mi vida y he coincidido con personas increíbles, pero los días vividos en Sierra Leona junto a la Fundación EKI me han dejado sin palabras. Si hay algo que me impresionó de este viaje fueron las slums de Freetown, vimos a niñas de tan sólo 9 años ejerciendo la prostitución, peleas que acaban en tragedia y en medio de ese panorama, un padre salesiano argentino que atiende a cerca de 2.000 niños y niñas al año.

 Sin duda un país que no me ha dejado indiferente y llenos de contrastes. Paisajes preciosos y gentes de sonrisa infinita frente a una realidad social muy dura donde la violencia está muy presente. La cruda realidad.

Sierra leona 6 slumsSierra Leona 3Sierra Leona 2


El lujo de poder compartir esta aventura con Iñaki

La mayoría no conoceréis a Iñaki pero nosotros hemos tenido el lujo de poder compartir este proyecto con él. Iñaki Álvarez, un guipuzcoano de Zumarraga apasionado de la historia y la arqueología es un hombre tranquilo, silencioso. Su humildad está a la par que la enorme ilusión que ha puesto en esta aventura desde el primer minuto en el que le dije si le apetecía venirse al Manaslu con nosotros. Iñaki ya había estado de expedición conmigo hace 20 años junto a Jon Maroto y Xabier Ormazabal. De los 4 que formaban aquella expedición, solo Iñaki y yo seguimos con vida lamentablemente.

Hace apenas unos meses nos contaba la relación que ha tenido a lo largo de su vida con la montaña. Os dejamos aquí un breve texto que nos escribió apenas unas semanas antes de partir.

“La montaña es una pasión que llevo dentro desde mi juventud. Esto me ha llevado a escalar en lejanas cordilleras a lo largo de mi vida. Recuerdo perfectamente mi primera experiencia con el ‘mal de altura’, fue en el Mont Blanc por la vertiente del Grands Mulets, en el 99. Si el primer día bajamos mareados el segundo nos empeñamos en subir hasta llegar a la cima. Ese mismo año vi morir por primera vez a un alpinista, fue escalando la arista Hornli al Cervino. Con posterioridad también escalé la arista Lyon a este mismo pico y muchas otras vías tales como la arista Mitellegui al Eiger, el espolón este al Ober Torberg, Dent du Geant, Weisshorn etc.

En 2001 fue mi primera experiencia por encima de los 6000 metros, y la primera vez que vi congelaciones, concretamente en los dedos de mi amigo Jon Maroto, tras bajar del Huascarán. He vuelto a los Andes peruanos (Cordillera Blanca) y bolivianos (Cordillera Real) en diferentes años para hacer otros picos como el Toclaraju, el Huaina Potosi o el Illimani.

Visité el continente africano en 2008 con mi amigo Koke Lasa para ir a los Atlas, donde escalamos varias montañas. Entre ellas, el Toubcal, por la vía del corredor. Pero lo más destacable de aquella actividad fue el ascenso al Biiguinoussene (4002 m) por una vía nueva, que no vimos catalogada, y de la que tampoco dimos noticia. Diría que tenía un grado D+.

Mi viaje al Pamir en 2002 fue toda una experiencia y una lección de alta montaña que no olvidaré. Allí conocí a Alex Txikon, y aunque no hicimos cima, perdura nuestra amistad, así que eso sí que me llevé de aquella gran montaña.

Quizá lo más destacable de mi humilde carrera alpina sería la expedición al Shisha Pangma en 2004, ya que dejamos de lado la vía normal para escalar el corredor central de su cara norte, de mil metros, con unos 55º mantenidos, que llevaba directamente a la cima. Fue abierta en 1987 y nosotros entramos aquel año tras ser ascendida primeramente por nuestros amigos Unai Pérez de Arenaza y Oriol Baró, que nos animaron a trepar por aquel gigantesco tobogán de hielo.”

Gracias Iñaki por estar aquí arriba cuidándonos a mí y al resto del equipo.


Gorbeia

Hablar de Gorbeia es hablar de uno de los lugares más especiales de mi tierra. La verdad es que conozco a pocas personas que no hayan subido este monte. Pero esta zona es mucho más que Pagomakurre, las campas que preceden a la última subida o la llegada a la cruz que preside la cumbre. Es más, me atrevería a decir que prácticamente podríamos cubrir el año entero haciendo cada día salidas diferentes. Es verdad, igual exagero, pero soy consciente de que aunque haya estado allí cerca de una centena de veces, todavía me quedan lugares por explorar.

Hace poco descubrí que han seleccionado 10 rutas diferentes para hacer en esta zona. Una selección de diferentes planes para el verano. Algunas rutas son más cortas y sencillas y otras, un poco más largas, pero ninguna complicada. Aun así, creo, sinceramente, que están muy bien elegidas y que son una buena muestra de este enclave tan especial para los vascos. Sin duda, unas estupendas opciones para que podamos disfrutar estos meses de calor y buen tiempo. Tenemos muchas maravillas al lado de casa. ¡No hace falta que cojamos el coche más de una hora!

Empiezo por la excursión que podemos hacer en la Atalaya de Urbina, el balcón de Euskadi. Se trata de un recorrido circular muy sencillo que nos ofrece unas vistas espectaculares del embalse de Ullibarri-Ganboa. Como digo, un paseo fácil y que pueden hacer personas de todas las edades. No sé por qué, pero estar en este lugar me relaja mucho.

La segunda excursión que me gustaría destacar es el de las Peñas de Oro desde Bitoriano, muy diferente a la anterior. Podremos acceder al Santuario de Oro desde Bitoriano, a través de caminos antiguos. El valle es, sin duda, toda una joya que merece ser contemplada. Las vistas son espectaculares: amplia panorámica de todo el valle de Zuia, el macizo de Gorbeia y las sierras de Badaia y Arrato. Casi nada. El Santuario de Oro era, en sus orígenes, un templo románico, un lugar con un gran valor cultural. Además, los escaladores vascos conocemos esta zona a la perfección, ya que en las Peñas de Oro se puede practicar este maravilloso deporte. El que no lo haya practicado nunca tendrá la oportunidad de hacerlo, ya que hay escuelas que ofrecen esta experiencia.

Otro plan para realizar en familia es el de la visita a los hayedos de Otxandio. Cerca del núcleo de esta localidad vizcaína, podremos pasear por un recorrido que está delimitado y que no tiene apenas desnivel. Se trata de un itinerario fácil y realmente bonito. Por supuesto, una vez realizado el recorrido, no dudéis en visitar el propio pueblo, que es precioso.
Y si te apetece andar un poco más, no dudes en hacer la excursión que va hasta Atxulo desde Altzakorta, un recorrido de unos 8 kilómetros. Se trata de un paseo circular para acceder a Atxulo, una de las puertas de entrada a Itzina. El paisaje que te encuentras cuando llegas arriba es precioso. Un recorrido que de verdad merece la pena.

Podría destacar otros muchos recorridos más, porque Gorbeia ofrece infinidad de posibilidades, pero me alargaría demasiado. Además de estos cuatro itinerarios, en la lista que os comento destacan otros seis. Si queréis conocer todo lo que ofrece una de las zonas más conocidas de Euskadi, podéis entrar en www.gorbeiaeuskadi.com.